Líquido de la masa madre: lo que nunca te contaron